fbpx

Sangría de Kombucha

Cuando piensas en verano estoy seguro de que te vienen a la mente las noches con amigos tomando sangría. ¿Qué te parece la idea de hacer sangría con kombucha?

Los trozos de fruta, la combinación de aromas y sabores, el sabor dulce pero no demasiado, la acidez del vino y los cítricos.

Además está el hecho de que puedes obtener vitaminas mientras bebes alcohol. ¿Qué más necesitas?

Solo una cosa podría hacer que la sangría sea aún mejor, la kombucha. Esta bebida probiótica ya tiene el sabor gaseoso y ácido que requiere una buena sangría, ¡es perfecta!

Pero ¿por qué detenerse solo con la kombucha? Con la sangría puedes usar cualquier fruta local, fresca y de temporada para darle tu toque personal. Cuanta más variedad, mejor quedará.

sangría kombucha

En esta receta, te voy a explicar cómo hacer una jarra de un cóctel clásico con un toque moderno gracias a la kombucha. La sangría de kombucha.

Por otro lado, si decides hacer la kombucha en casa, ¡el éxito será todavía mayor! Sirve algo diferente en la próxima fiesta con amigos, les encantará.

Utensilios

En realidad los utensilios necesarios para preparar esta receta son muy simples. Con poca cosa será suficiente, aquí te dejo cuáles son:

  • Una jarra
  • Una cuchara grande para remover
  • Tabla de cortar
  • Un cuchillo

Ingredientes

Los ingredientes también son sencillos, la verdad es que es una receta muy fácil. Te pongo estas frutas como ejemplo porque son las que uso yo normalmente, pero puedes probar con otras si quieres.

  • 750ml de vino tinto
  • 500ml de kombucha (comprada o hecha en casa) Puede ser normal o con sabor, como prefieras
  • 250ml (aprox. un vaso) de zumo de naranja
  • 1 lima – cortada a trocitos
  • 1 manzana – cortada a trocitos
  • 1 naranja – cortada a trocitos
  • 1 melocotón – cortado a trocitos
  • Hielo

Preparación

  • Mezcla la botella de vino tinto, la kombucha, el zumo de naranja y la fruta en la jarra. Exprime las rodajas de limón en la jarra y ponlas también.
  • Remueve bien con la cuchara.
  • Deja reposar la mezcla durante la noche en el refrigerador. De esta forma, todo estará bien mezclado y la fruta habrá absorbido el sabor. Si la vas a servir el mismo día que la hayas preparado, con algunas horas de reposo será suficiente.
  • Si quieres que la sangría tenga más gas, prueba poniendo más kombucha. Llena la jarra con hielo y ¡a disfrutar!

Notas

Como te decía antes, las frutas en esta receta son una sugerencia. Puedes usar cualquier combinación que te apetezca o que tengas por casa.

El mango, el kiwi, la fresa, la granada o las frutas tropicales funcionan muy bien y tienen un sabor increíble. Incluso puedes probar añadiendo un puñado de bayas frescas.

La kombucha que uses también determinará el sabor de la sangría. Si la kombucha que has usado no contiene mucho azúcar y quieres endulzar la sangría, puedes ponerle más zumo (el zumo de naranja o de piña son buenas opciones).

Descubre mi mejor guía para hacer kombucha

¡Comparte en tus redes sociales!

No intentes hacer kombucha en casa sin haber leído este ebook

CONSIGUE GRATIS EL EBOOK PARA SABER CÓMO HA CAMBIADO MI ESTILO DE VIDA Y DESCUBRE:

– Puedes ahorrar mucho dinero

– Posibilidades infinitas de sabores

– Hábitos de vida saludable

– Todas las ventajas de hacer kombucha casera