fbpx

Kombucha de Naranja y Jengibre

Si te gusta la kombucha y quieres probar nuevos sabores, ¡estás en el lugar adecuado! Con esta receta podrás hacer una deliciosa kombucha de naranja y jengibre, es muy fácil.

Debo confesar que me gusta mucho esta combinación. La dulzura de la naranja con la parte picante del jengibre… ¿a qué esperas para probarla?

Por cierto, si aún no dominas la elaboración de kombucha en casa, te recomiendo mi Guía Completa. Podrás aprender todo el proceso paso a paso, con imágenes y recetas.

Beneficios

Antes que nada, quiero hablarte de los beneficios de esta receta. Por un lado, es una gran fuente de vitamina C, gracias a la naranja. Se trata de una forma de reforzar el sistema inmune.

Por otra parte está el jengibre, que tiene vitaminas, minerales, aminoácidos y aceites esenciales. Además, puede tener muchos beneficios para la salud:

  • Mejora el sistema digestivo
  • Anti-inflamatorio natural
  • Antiestrés
  • Ayuda a conciliar el sueño

Estos dos ingredientes van genial con la kombucha. Esta bebida probiótica es baja en azúcar y en calorías. Si la tomas de forma habitual puedes notar sus propiedades: mejora la digestión, aporta energía, efecto detox, etc. Puedes ver más de sus beneficios aquí.

Ingredientes

Aquí tienes las cantidades de cada ingrediente para hacer la receta:

  • 60-90ml de naranja exprimida
  • Un trozo pequeño de jengibre, 5cm aprox.
  • 800ml de kombucha que haya pasado la 1a fermentación

Te aconsejo usar kombucha casera, es muy fácil de hacer. Por cierto, si quieres que se note más la parte picante del jengibre, añade un trozo más grande.

Preparación

  • Exprime la naranja y pon el jugo en una botella. Debe tener tapón para que se pueda cerrar de forma hermética.
  • Pela el jengibre y córtalo a trozos más pequeños. Añádelos también a la botella. Opcional: puedes triturarlo usando una licuadora.
  • Ahora llena la botella con kombucha, casi hasta arriba. Deja un poco de espacio, de esta forma evitas que se derrame cuando la abras.
  • Cierra la botella de forma hermética, comprueba que el tapón queda bien puesto. Agita un poco para que los ingredientes se mezclen bien.
  • Deja la kombucha a temperatura ambiente en un lugar oscuro, por ejemplo dentro de algún armario. Espera 2-4 días, así la kombucha genera gas y adquiere el sabor.
  • Cuando tenga el nivel de gas a tu gusto, pon la botella en la nevera. ¡Ya está lista para tomar! Puedes usar un colador para retirar los restos que hayan quedado.

Consejos

Cuantos más días pasen, más gas tendrá tu kombucha. La temperatura también afecta: si hace calor, el gas se genera antes. Te aconsejo que la pruebes. Cuando tenga el sabor que y el gas que te gustan, ponla en la nevera para detener la fermentación.

También te aconsejo que abras la botella cuando lleve 1-2 días fermentando. Así soltará un poco de gas y evitas que se derrame al abrirla.

Por otro lado, si no consigues que tu kombucha genere gas, te cuento varias formas de conseguirlo en este post.

Para ver más ideas de sabores de kombucha, puedes ver mi página de recetas o mi instagram.

Descubre mi mejor guía para hacer kombucha

¡Comparte en tus redes sociales!

No intentes hacer kombucha en casa sin haber leído este ebook

CONSIGUE GRATIS EL EBOOK PARA SABER CÓMO HA CAMBIADO MI ESTILO DE VIDA Y DESCUBRE:

– Puedes ahorrar mucho dinero

– Posibilidades infinitas de sabores

– Hábitos de vida saludable

– Todas las ventajas de hacer kombucha casera

SOBRE MÍ

Me llamo Lluís y mi objetivo es que cualquier persona pueda hacer kombucha en casa.

Es una bebida orgánica, baja en azúcar y en calorías. Además… ¡está buenísima!

CONTACTO

Para cualquier duda, comentario, o simplemente saludar… ¡escríbeme! Respondo personalmente a todos los mensajes.


Política de privacidad

4 comentarios en “Kombucha de naranja y jengibre”

  1. Claudia Varela Echavarría

    Hola, desde hace unos 4 años hago Kombucha, yo generé mis scobys, me salía muy buena , en sabor y bastante gasificada, hasta dejé de ponerle frutas a la 2a fermentación porque siempre me daba miedo de derrame la purgada de las botellas en la segunda fermentación (me pasó varias veces) y al final de ese período sólo la hacía natural en 2a fermentación y como quiera me quedaba muy buena; suspendí un año más o menos la producción y volví a hacerla desde noviembre de este año anterior pero no me ha vuelto a salir gasificada y la sigo haciendo con el mismo cuidado y rigor, ya mezclé la kombucha de 1a fermentación para que las levaduras se remuevan y generen gas parejo, le volví a agregar fruta, le puse más azúcar, hacía frío pero ya me tocó hacer dos tandas con calor y sigue igual, cambié el té porque antes lo hacía con uno mexicano orgánico (fue el único cambio que hice del período anterior a éste) y ahora lo estaba haciendo con un gringo orgánico y volví con el anterior y nada, uso desde siempre botellas de cierre hermético; ya no sé que hacer y no sé a que se debe, mis scobys primeros de esta última etapa estaban más bien raquíticos pero los fui juntando y pues ya se veían como uno bien logrado, el último scoby, de mi cultivo actual tiene muy buen espesor y bastante buena cara, ya no sé, si puedes orientarme te agradecería muchísimo.

      1. Hola, sí, ya había hecho todo lo que me indicas, sólo me falta llenar más las botellas, pero a botellas de 1 litro con cierre hermético les dejo como 7 cm libres que es prácticamente el final del cuello solamente, lo intentaré, pero la verdad no entiendo porqué ahora no generan gas si en otro tiempo hacía y desde que empecé y sin ninguna dificultad se generaba, más bien nunca supe de kombucha sin gas hasta ahora y la hice por dos años más o menos. Te agradezco mucho tu respuesta y pues a ver que sale ahora. Saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *