fbpx

CÓMO HACER KOMBUCHA EN CASA

No intentes hacer kombucha en casa sin haber leído esta guía

CONSIGUE GRATIS LA GUÍA PARA SABER CÓMO HA CAMBIADO MI ESTILO DE VIDA Y DESCUBRE:

– Puedes ahorrar mucho dinero

– Posibilidades infinitas de sabores

– Hábitos de vida saludable

– Todas las ventajas de hacer kombucha casera

¿Quieres aprender a hacer kombucha en casa de forma fácil? Estás en el lugar adecuado. Aquí tienes la receta básica para elaborar kombucha casera.

Si ya te has informado acerca de la kombucha, sabrás que es una bebida probiótica. Se obtiene a partir de té fermentado y tiene muchas propiedades. Y lo mejor es que es muy fácil de hacer en casa.

Por cierto, si es tu primera vez, te aconsejo que veas los errores más frecuentes. Así los evitarás para empezar con buen pie.

Puedes usar estos links para saltar a una sección en concreto. O sigue bajando y las irás viendo todas:

¿Qué necesito para hacer kombucha en casa?

Si quieres elaborar kombucha, los ingredientes que necesitas son estos:

Azúcar

El azúcar es básico para conseguir una kombucha deliciosa y consistente. Te recomiendo usar azúcar de caña orgánico, o azúcar blanco.

Por otra parte, no aconsejo usar ningún tipo de sustituto del azúcar. Ten en cuenta que el scoby lo necesita, es su principal fuente de alimento. Si le das algo que no sea azúcar, puedes debilitarlo.

De esta forma, debes evitar los siguientes:

  • Stevia
  • Miel
  • Sirope de agave
  • Azúcar de coco
  • Melaza

No obstante, por supuesto que puedes experimentar. Solo asegúrate de tener scobys extra por si surge algún problema. Para guardarlos puedes hacer un hotel de scoby.

Aunque quieras reducir el consumo de azúcar en tu dieta, tendrás que usarlo para la kombucha. Pero piensa que gran parte servirá de alimento para el scoby, así que al final solo quedará una cantidad residual de azúcar.

De todos modos, si quieres tomar menos azúcar, puedes diluir la kombucha con un poco de agua cuando vayas a tomarla.

Agua

En principio puedes usar el agua que prefieras, pero existen muchas opiniones distintas sobre este tema. A mí me gusta usar agua filtrada o embotellada.

También hay gente que usa agua del grifo y no tienen ningún problema. Puedes probar y sacar tus propias conclusiones, ¡hazlo como más te guste!

Té negro

En mi opinión, el mejor té para hacer kombucha es el té negro de hojas sueltas. Aporta un muy buen sabor y combina con los sabores que le añado en la segunda fermentación.

El té negro es más fuerte que los otros, por lo que conserva mejor sus características sin ponerse amargo. Si usas un té de calidad podrás conseguir los mejores resultados.

Conozco gente que usa té verde y también funciona. Si lo pruebas y ves que el sabor es muy suave o no termina de convencerte, puedes mezclarlo con un poco de té negro.

Por otro lado, el té negro es el mejor para la primera fermentación. Cuando vayas a añadirle sabor con la segunda fermentación, puedes usar el té que quieras. ¡Incluso puedes ponerle té con sabor!

Scoby

Un scoby es una colonia simbiótica de bacterias y levaduras. Se encarga de convertir el té en kombucha, así que es imprescindible. Es de aspecto gelatinoso, suele ser de color beige o crema.

Es habitual que el scoby se queda flotando en la parte superior del recipiente. Aunque también puede hundirse, no es nada malo. Además, cada vez que prepares un lote de kombucha suele nacer un nuevo scoby.

Puedes usar un mismo scoby para seguir preparando nuevos lotes de kombucha. Sigue con el mismo hasta que se ponga de un color oscuro, debido al paso del tiempo. Puedes guardar los nuevos scoby en un hotel de scobys.

Si quieres empezar a elaborar kombucha casera y todavía no tienes scoby, puedes ver esta página para saber cómo conseguir uno.

Por cierto, también es posible hacer crecer un scoby desde cero. ¡Te lo explico más abajo!

Antes de empezar…

Para elaborar kombucha hay que fermentar el té. Esto se consigue así:

  • Primera fermentación (F1): Suele durar entre 7 y 12 días, aunque hay gente que la deja todavía más. Durante este tiempo, el té dulce se fermenta y se transforma en kombucha. Esto se produce gracias al té iniciador y al scoby. Al final de la F1, tendrás una kombucha sin sabor y con poco gas, pero se puede tomar así.
  • Segunda fermentación (F2): Es opcional. Su finalidad es añadir algún sabor, por ejemplo alguna fruta. Se embotella en un recipiente sellado herméticamente entre 2 y 4 días a temperatura ambiente. Además, así se consigue que sea burbujeante.

No olvides la higiene

Antes de empezar con la receta, quiero recordar la importancia de la higiene a la hora de elaborar kombucha casera.

Como siempre que cocinamos, hay que lavarse bien las manos y todos los utensilios que vamos a usar. Así evitarás las bacterias perjudiciales en la fermentación.

Puedes limpiar el recipiente que vayas a usar con agua y jabón. También hay gente que usa vinagre blanco, pero sobretodo no utilices lejía.

Por otro lado, te aconsejo que no uses utensilios de metal con el scoby. Es mejor que sean de madera o plástico sin BPA.

Primera Fermentación

Esta es la «receta» que uso yo. La he ido mejorando a lo largo del tiempo, a base de ir probando. Con la práctica, puedes probar con otras cantidades u otros métodos. ¡Hazla como más te guste!

Si sigues estas cantidades, te saldrán 4 litros de kombucha. Para elaborar menos cantidad, puedes ajustar la proporción de los ingredientes. Sin embargo, deberás usar 1 scoby sea cual sea la cantidad que vayas a hacer.

Ingredientes

  • 4 vasos de agua (para hervir) + 8 vasos de agua fría
  • 2-3 cucharadas de té negro de hojas sueltas
    • Si prefieres que tenga más sabor a té o estás usando un té suave, puedes añadir más cantidad.
  • 200g azúcar
  • 1 scoby (aquí puedes ver qué es un scoby) (y cómo conseguirlo)
  • 500ml té iniciador*

*El té iniciador es kombucha sin sabor, que ha pasado la primera fermentación. Si compras un scoby, suele incluir un poco de té iniciador. También puedes usar kombucha sin pasteurizar comprada en una tienda.

Puedes adaptar esta receta para hacer menos cantidad, usando la mitad de cada ingrediente o incluso un cuarto.

Por cierto, NUNCA uses vinagre en lugar de té iniciador. Descubre por qué.

Utensilios

  • Olla y colador
  • Tarro de cristal de unos 4 litros, según la cantidad que prepares
  • Un trozo de tela de algodón para cubrir. Puede ser un filtro de café, un pañuelo limpio de algodón…
  • Goma elástica («goma de pollo»)

Preparación

1 – Pon a hervir 4 vasos de agua. Cuando hierva, apaga el fuego y añade el té negro de hojas sueltas durante 15 minutos.

2 – Añade 200g de azúcar al té caliente, y remueve para que se disuelva.

3 – Pasados los 15 minutos, usa el colador para separar las hojas de té. Pon el líquido caliente en el recipiente grande de cristal.

4 – Añade unos 8 vasos de agua fría para diluir el té y enfriarlo. Debe llegar a unos 20 – 30ºC. Si no tienes un termómetro para alimentos, será hasta que lo notes templado.

5 – Cuando la temperatura sea la correcta, añade unos 500ml de té iniciador y el scoby.

primera fase para hacer kombucha en casa

6 – Cubre el tarro con un paño limpio (un pañuelo, un filtro de café…). Para que quede ajustado, colócalo con una goma elástica.

7 – Déjalo reposar a temperatura ambiente en un lugar que no le toque el sol y que tenga flujo de aire, durante una semana.

8 – No toques el tarro durante unos días. ¡No lo remuevas ni lo abras! De lo contrario, podrías molestar al scoby.

9 – Puedes empezar a probar la kombucha a partir del 5º día. Cuanto más días pasen, más ácido será su sabor ya que tendrá menos azúcar. Déjala hasta que tenga un sabor ni muy dulce ni muy ácido, como a ti te guste.

10 – Ahora ya está lista para tomar. Si quieres añadirle algún sabor, debes hacer una segunda fermentación. Te lo explico un poco más a bajo.

Consejos extra

Finalmente, te doy algunos consejos que te pueden ayudar en la elaboración. Si tienes más dudas, puedes poner tu pregunta en nuestra página de Facebook.

El azúcar es muy importante

Recuerda que puedes usar azúcar orgánico o blanco. Pero no uses miel, azúcar moreno, stevia o cualquier otro sustituto del azúcar o edulcorante. El scoby necesita azúcar para comer y reproducirse.

Por esta razón, si añades muy poco azúcar puedes dañar el scoby.

Temperatura

Si la temperatura es demasiado baja, el scoby se verá afectado y puede aparecer moho. Con una temperatura muy alta, tu scoby podría morir.

Es decir, no pongas la kombucha en la nevera durante la primera fermentación. Podrás ponerla cuando esté acabada o después de la segunda fermentación. Si la pones antes, será malo para el scoby.

¿Cierre hermético?

Para la primera fermentación, no cubras el tarro con una tapa hermética, porque necesita flujo de aire. Solo asegúrate de que la goma queda bien puesta, para evitar que pueda entrar polvo o suciedad.

En la segunda fermentación sí que debe estar cerrado de forma hermética para que sea burbujeante, pero eso vamos a verlo luego.

Ten paciencia

Sé que el tiempo de espera es la parte más difícil. Pero mientras, puedes seguir leyendo la guía para ver los siguientes pasos.

Con la práctica, sabrás cuántos días fermentar la kombucha para que llegue al punto que más te guste. En mi caso, la dejo unos 7-9 días antes de embotellar.

Resultado de la primera fermentación

Estás esperando a que tu kombucha fermente… ¡qué nervios! Aunque también puede ser un poco estresante si no sabes qué pasa en el proceso. Aquí te cuento lo que he podido observar yo en base a mi experiencia.

Pero recuerda: cada scoby es distinto, hay muchas variables que harán que una kombucha sea diferente a otra. Lo mejor que puedes hacer es dejarlo que haga su trabajo, espera y no te preocupes.

La gente suele tener miedo de que aparezca moho durante la primera fermentación, pero si haces las cosas bien, no tiene por qué pasar.

La fermentación es un proceso extraño y bonito al mismo tiempo. Ten paciencia y dale el tiempo que necesita.

Esto es lo que pasará durante la primera fermentación

Si es tu primera vez elaborando kombucha, tendrás dudas por si todo va bien o no. Aquí te explico varios casos que pueden ocurrir durante la primera fermentación:

  • Cuando pongas el scoby: Es posible que se hunda o que flote, ambos casos están bien. Poco a poco se irá formando un nuevo scoby, aunque esto no siempre sucede.
  • ¿Manchas blancas?: A partir del tercer día, es posible que aparezcan algunas manchas blancas en la parte superior. Puede parecer moho, ¡pero no lo es! Se trata del nuevo scoby que se está formando. No agites el recipiente, porque podría ser perjudicial.
  • Nuevo scoby: Durante el cuarto o el quinto día es posible que el nuevo scoby ya se haya formado. Tendrá la forma del recipiente en el que hayas puesto la mezcla. Si todavía no ha aparecido, puede ser porque la temperatura de tu habitación es más baja que la mía. Dale un poco más de tiempo.
  • Levadura marrón o manchas negras: Es posible que hayan algunos trozos marrones de levadura. No te preocupes, es muy buena para tu kombucha. No la limpies ni intentes quitarla. Por otro lado, si ves manchas negras será porque no colaste del todo el té negro. No supone ningún problema.
  • El scoby se sale del recipiente: No pasa nada, empújalo un poco hacia dentro otra vez. Para evitarlo, la próxima vez pon un poco menos de líquido en el recipiente.
  • Levadura en el fondo del recipiente: En este caso, agita un poco la mezcla para distribuir bien la levadura, justo antes de embotellar.
  • Olor ácido o avinagrado: Si percibes este olor es normal. Es una señal de que la kombucha está fermentando bien.
  • Control de temperatura: La temperatura ideal está entre 20 – 30ºC. Cuanto más baja sea la temperatura, más tiempo tardará en fermentar. De esta forma puedes ajustar un poco los días de fermentación según la época del año.

En invierno, puede ser que tarde dos semanas en lugar de una y media para llegar al punto que te guste. Y en verano, tal vez con 7 días es suficiente.

Mientras tanto, no te agobies. Lo que más necesita este proceso es tiempo y paciencia. Cuanto menos muevas el recipiente, ¡mejor podrá hacer su trabajo!

Cuándo embotellar la kombucha

¡Ya casi lo tienes! Es importante embotellar si quieres hacer una segunda fermentación (F2).

De esta forma podrás darle sabor a la kombucha tendrá burbujas.

Cuando ya lleve 5 días fermentando, la kombucha ya está lista para beber. Es decir, puedes beberla así, o puedes embotellarla para hacer una segunda fermentación. Como prefieras.

hacer kombucha en casa fácil

Cómo saber que está lista para la segunda fermentación

Podrás embotellar la kombucha cuando tenga el sabor apropiado. Pero claro, ¿qué sabor es?

Debe tener un sabor un poco dulce y ácido al mismo tiempo, pero sin llegar a ser desagradable. Si quieres que sea más ácida, déjala fermentar más días.

Piensa también que en la F2, si añades fruta, estarás endulzando la bebida. Al fin y al cabo esto es cuestión de cada persona, ¡hazla como a ti más te guste!

Cómo y cuándo probar la kombucha

Puedes probarla durante todo el proceso de la F1, aunque no te lo recomiendo. Podrías mover demasiado el recipiente, y es mejor no molestar al scoby.

Durante los 4-5 primeros días, es probable que aún esté dulce, por lo que no merece la pena molestar al scoby solo para echar un vistazo.

Si es tu primera vez haciendo kombucha, te recomiendo que la pruebes a partir del 5º día. Con la práctica, no tendrás que probarla tan a menudo.

Para probarla, puedes sacar un poco con una cuchara. No te preocupes por agitar el scoby. Si ya han pasado unos 5 días, no debería suponer ningún problema.

¿Se puede comprobar midiendo el nivel de pH?

Este es un error bastante común. El pH no es un indicador de «cocción», y tampoco indica la dulzura. Es decir, la mejor forma de saber si la kombucha está lista para embotellar es probarla.

Cuando la pruebes y esté en el punto que te guste, podrás pasar a la siguiente fase.

Segunda Fermentación

Ahora sí, ¡llegamos a la última fase! Es hora de dar sabor a la kombucha y hacer que sea burbujeante.

Recuerda que la segunda fermentación es opcional. Puedes beber la kombucha que haya pasado por la primera fermentación.

Te voy a contar mi forma de hacerlo. Para que lo tengas en cuenta, siempre utilizo botellas de 500ml.

Instrucciones

Esta es la receta básica, pero puedes ir a la página de recetas para ver ejemplos y tener nuevas ideas.

1 – Añade 50-70g de fruta triturada a cada botella. Usa la fruta que prefieras: fresa, melocotón, kiwi, uva… ¡las opciones son infinitas!

2 – Quita el scoby de la mezcla. También puedes apartar un par de vasos de kombucha y reservarlos para el próximo lote. De esta forma, podrás volver a usarlos, serán el té iniciador. Puedes guardar el scoby en un Hotel para Scobys.

3 – Remueve bien la kombucha que hayas dejado en el recipiente de elaboración. Así se reparten las levaduras y las bacterias por toda la bebida, y obtendrás un mejor resultado.

4 – Vierte la kombucha en las botellas. Puedes usar un embudo para que sea más cómodo. Recuerda dejar 2 o 3 cm de espacio en la parte superior de la botella, no las llenes hasta arriba. Así evitas que se derramen al abrirlas.

5 – Seca la parte superior de cada botella, y asegúrate de que los tapones también están secos.

6 – Tapa las botellas herméticamente. Si el tapón es de rosca, intenta dejarlo lo más apretado posible.

7 – Deja que fermenten 2 o 3 días a temperatura ambiente. Yo las suelo dejar en un armario oscuro.

8 – Pon las botellas en la nevera. Cuando se hayan enfriado, abre una para probarla. Cuanto más tiempo pasen en la F2, más carbonatación se acumulará.

NOTA: Vidrio de las botellas

Ten en cuenta que si el vidrio de las botellas no es de buena calidad, existe el riesgo de que se rompan por la carbonatación. Por eso me gusta dejarlas en un espacio cerrado, para contener el posible problema.

Si usas botellas de cerveza, estas suelen estar hechas de vidrio fino. Déjalas solo 1 día a temperatura ambiente antes de ponerlas en la nevera. Esto reduce el riesgo de rotura del vidrio.

Si no tiene suficiente gas

Si quieres que tu kombucha sea más burbujeante, puedes quitar las botellas de la nevera y que fermenten otro día más. Luego enfríalas y vuelve a probar una para ver si el nivel de carbonatación es mejor.

He tenido algunos sabores que en 3 días ya estaban en un buen punto de carbonatación, y otros que han necesitado casi una semana. Esto depende de muchas variables: la temperatura, el sabor, la botella, etc.

Para saber otras soluciones, puedes leer el post Cómo hacer kombucha más gaseosa

Cómo hacer un scoby desde cero

No es la mejor opción, ya que es bastante fácil conseguir un scoby de calidad. Pero en realidad es un proceso sencillo, solo necesitas un poco de paciencia.

Para crear un scoby desde cero, sigue estos pasos:

  • Compra por lo menos 500ml de kombucha. Debe ser sin sabor y sin pasteurizar.
  • Pon la kombucha en un tarro de vidrio. Después cúbrelo con un paño de algodón transpirable. Puedes asegurarlo con una goma de pollo, para evitar que entre suciedad.
  • Deja el recipiente en un lugar oscuro y bien ventilado durante al menos 4-5 semanas. Intenta no agitarlo para no molestar al scoby que se está formando. Si hace mucho frío en el lugar donde vives, este proceso puede llevar entre 6 y 8 semanas.
  • Puedes saber que tu scoby está listo cuando tenga un poco más de 1cm de grosor. La kombucha que usaste al principio se habrá evaporado y quedará la mitad, será muy ácida. Podrás usarla como té iniciador junto a tu scoby recién nacido para hacer un lote de kombucha.

Si quieres más información para hacer tu scoby desde cero, haz click aquí.

¡Ya está!

¿Has visto? Hacer kombucha en casa es fácil. Hay que tener un poco de paciencia, ¡pero merece la pena! Te animo a que pruebes la receta, es muy saludable y está rica.

Si has llegado hasta aquí, estoy seguro de que te gusta mucho la kombucha casera. En este caso, para hacer la mejor kombucha, te recomiendo la Guía Completa. Compra esta guía digital de más de 90 páginas y:

  • Aprenderás a llevar un estilo de vida más saludable
  • Descubrirás mis métodos y consejos para hacer la mejor kombucha.
  • Obtendrás 10 recetas gratis, para hacer con kombucha. Salsas, cheesecake, pan, muffins… ¡de todo!

Puedes compartir fotos de tu kombucha en nuestra página de Facebook. ¡Así veremos qué buena pinta tiene!

Te aconsejo que eches un vistazo al blog, donde publico contenido cada semana. Así podrás ver nuevas recetas y tener más información acerca de la kombucha.

Descubre mi mejor guía para hacer kombucha

portada guía para hacer kombucha en casa

¡Comparte en tus redes sociales!

SOBRE MÍ

Me llamo Lluís y mi objetivo es que cualquier persona pueda hacer kombucha en casa.

Es una bebida orgánica, baja en azúcar y en calorías. Además… ¡está buenísima!

CONTACTO

Para cualquier duda, comentario, o simplemente saludar… ¡escríbeme! Respondo personalmente a todos los mensajes.


Política de privacidad