fbpx

Cómo hacer Kombucha más gaseosa

La kombucha es una bebida deliciosa y refrescante. Es muy saludable y tiene gas, por lo que es una gran alternativa a los refrescos azucarados.

Además, es muy fácil hacer tu propia kombucha casera. Ahora bien, a veces es difícil conseguir que sea gaseosa. Mucha gente me ha preguntado por este tema, así que en este post te voy a dar varios consejos que te pueden ayudar.

Por cierto, si tienes cualquier duda o te gustaría leer un post sobre algún tema en concreto, puedes decírmelo por mi página de Facebook o enviar un mail a hola@tedekombucha.com

¿La kombucha sin gas es mala?

Antes que nada, quiero dejar esto claro. Sí que puedes tomar kombucha sin gas, es igual de buena que la kombucha gaseosa.

Sus propiedades son las mismas, tanto si tiene gas como si no lo tiene. Por esta razón, lo esencial es que te guste su sabor. Si la prefieres gaseosa y refrescante, adelante, tómala así.

Por el contrario, si prefieres evitar las bebidas con gas, no hay ningún problema. Estarás aprovechando igual los beneficios de la kombucha.

El gas en la kombucha

Las bacterias y las levaduras son clave para generar gas en la kombucha. Lo ideal es encontrar el equilibrio.

Si no hay levadura, tu kombucha no tendrá gas. Por el contrario, si tiene demasiada levadura, tu bebida será demasiado gaseosa. La clave está en la práctica y encontrar el punto medio, para tener el mejor resultado.

El gas en la kombucha se produce mediante carbonatación natural. Por esta razón, no te esperes que tenga gas como una Coca Cola, por ejemplo. Sus burbujas son más suaves y uniformes.

Ahora te dejo con los consejos para hacer una kombucha más gaseosa, espero que te sean útiles.

Consejos

Si quieres que tu kombucha tenga más burbujas, o si no tiene nada de gas, sigue estos consejos. Sin embargo, no los pruebes todos a la vez, ya que podría generar demasiado gas.

Para que tenga gas, necesitas hacer una segunda fermentación. Si no sabes de qué te hablo, te lo explico en la guía para hacer kombucha casera.

Puedes abrir las botellas de vez en cuando para que suelten un poco de gas. De esta forma, vas viendo si es gaseosa o no. En mi opinión, es lo mejor que puedes hacer, para aprender poco a poco.

Cuando la kombucha tenga un nivel de gas adecuado para tu gusto, métela en la nevera. Así se detiene la fermentación y no genera gas.

Control de la temperatura

La temperatura es clave para hacer una buena kombucha y evitar el moho. Si tu kombucha está fría, será muy difícil que aparezca gas.

Te aconsejo una temperatura de 24-30ºC para conseguir el mejor resultado posible. Por esta razón, es posible que durante el invierno la kombucha tenga menos gas. Si llevas un buen control de la temperatura, lo puedes evitar.

Remover la kombucha

La levadura hace que la kombucha sea gaseosa. Cuando acabe la 1ª fermentación, remueve la kombucha para que se reparta bien toda la levadura.

Después, pon la kombucha en varias botellas para hacer la 2ª fermentación. Ya verás que la levadura se habrá distribuido mejor y se genera más gas.

Botellas con cierre hermético

Durante la 1ª fermentación es posible que haya un poco de gas, pero la kombucha se hará gaseosa en la 2ª.

Para lograr el mejor efecto, debes usar botellas con cierre hermético. Es decir, aprieta mucho el tapón para que queden bien cerradas.

Llena las botellas

Este es un consejo muy sencillo, pero eficaz al mismo tiempo. Cuando llenes las botellas para hacer la 2ª fermentación, debes dejar solo 1cm de espacio. Tienen que estar llenas casi hasta arriba.

De este modo, se queda más dióxido de carbono acumulado en la bebida. Así es más difícil que escape y se produce más gas.

Añadir azúcar

Como te decía antes, el gas se produce gracias a la levadura. Al mismo tiempo, el azúcar hace que haya más levadura en la kombucha.

Por ejemplo, si usas botellas de 500ml, puedes añadir media cucharada de azúcar a cada una. ¡Ya verás cómo ayuda a que se genere más gas!

Este efecto también se puede conseguir con otros ingredientes:

  • Jengibre
  • Flores como la manzanilla, ya que tiene levadura natural
  • Fruta en puré o troceada
  • Zumo natural

Estos son solo algunos ejemplos, puedes probar y ver con cuál tienes un mejor resultado.

La nevera puede esperar

Ten en cuenta que cuando pongas la kombucha en la nevera, se detiene la 2ª fermentación y ya no se genera más gas.

Si tu kombucha todavía no tiene el nivel de gas adecuado para ti, la puedes dejar más tiempo a temperatura ambiente, fuera de la nevera.

Por otro lado, si ya tenías la kombucha en la nevera y notas que ha perdido gas, puedes sacarla durante 1-2 horas. Pasado este tiempo, se habrán generado de nuevo más burbujas.

Sin embargo, ten cuidado con estos «trucos» y controla el estado de la kombucha. Si dejas que se genere demasiado gas, la botella podría llegar a romperse.

Descubre mi mejor guía para hacer kombucha

¡Comparte en tus redes sociales!

No intentes hacer kombucha en casa sin haber leído este ebook

CONSIGUE GRATIS EL EBOOK PARA SABER CÓMO HA CAMBIADO MI ESTILO DE VIDA Y DESCUBRE:

– Puedes ahorrar mucho dinero

– Posibilidades infinitas de sabores

– Hábitos de vida saludable

– Todas las ventajas de hacer kombucha casera

SOBRE MÍ

Me llamo Lluís y mi objetivo es que cualquier persona pueda hacer kombucha en casa.

Es una bebida orgánica, baja en azúcar y en calorías. Además… ¡está buenísima!

CONTACTO

Para cualquier duda, comentario, o simplemente saludar… ¡escríbeme! Respondo personalmente a todos los mensajes.


Política de privacidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *