fbpx

5 Signos de un scoby saludable

En el post de hoy te traigo 5 signos para identificar que tu scoby es saludable y que está en buen estado. He recibido muchas preguntas al respecto, así que voy a intentar dejarlo lo más claro posible.

Hacer kombucha en casa es un proceso fácil y divertido. Sin embargo, si no cuentas con demasiada experiencia pueden surgirte dudas. Es totalmente normal, con la práctica irás aprendiendo.

Por cierto, puedes echar un vistazo a la guía completa para elaborar kombucha casera. ¡Es gratis!

¿Un scoby saludable?

Si todavía no tienes mucha experiencia en el mundo de la kombucha, es probable que no sepas qué aspecto tiene un scoby sano.

Pues bien, un scoby en buen estado puede tener una variedad de formas, tamaños y colores. Ya verás que no siempre serán iguales, así que a veces será un poco difícil saber que todo va bien. Pero no te preocupes, con la práctica acabará siendo muy sencillo.

Mientras tanto, te voy a explicar los 5 signos para que te sirvan como pautas. De esta forma podrás asegurarte de que el proceso avanza correctamente.

Además, te animo a que me envíes fotos de tu scoby para compartirlas en la página de Facebook. Puedes enviármelas a esta dirección de mail: hola@tedekombucha.com

1. El olor de la kombucha

La kombucha tiene un olor muy particular que acabarás reconociendo al instante. Tal vez al principio te costará identificarlo, pero ya verás que es muy característico. Es posible que tarde un par de días en aparecer, pero es inconfundible una vez que lo aprendes.

Me resulta bastante difícil describir este olor, pero voy a intentarlo. Tiene un ligero parecido al olor de cerveza, con notas de vinagre y una parte un poco ácida. Este olor indica que el scoby y la kombucha están en buen estado.

Para aprender, te aconsejo que vayas oliendo el scoby y la kombucha todos los días durante el proceso de fermentación. Así sabrás detectar la cantidad de azúcar solo por el olor. Cuanto más ácido sea el olor, menos azúcar quedará.

2. Crecimiento del scoby

Uno de los signos más obvios de una kombucha saludable es la formación de un nuevo scoby. Si esto ocurre, acabarás teniendo scobys extra. Te recomiendo que hagas un hotel, te explico cómo. Así podrás almacenarlos correctamente.

El cultivo de kombucha siempre se está reproduciendo, forma parte de su estrategia de supervivencia. Sin embargo, el crecimiento de un nuevo scoby será distinto según las estaciones del año, cambios de temperatura, presión del aire, etc.

Los scobys no aparecen por arte de magia, sino que van creciendo gradualmente hasta que se cubre toda el área de la superficie del recipiente de elaboración. De esta forma, se crea un sello natural que ralentiza la evaporación y permite que se produzca la fermentación.

Como te decía, este proceso depende de varios factores, como por ejemplo las estaciones del año. Durante el invierno, con bajas temperaturas, el scoby puede crecer pero será más fino y necesitará más tiempo. Por otro lado, en verano será todo lo contrario.

Por último, recuerda que otra forma de saber si la kombucha está en buen estado es probarla. Quizás el scoby que se está formando es delgado pero el sabor es delicioso y todo funciona perfectamente.

3. Levaduras

El cultivo de kombucha es una simbiosis entre las bacterias (el scoby) y la levadura. Por esta razón, es importante que estén en equilibrio.

Al principio del proceso, antes de que se haya formado el nuevo scoby, es posible que veas levadura marrón acumulada en la parte superior del recipiente. No te preocupes, es algo normal.

Finalmente se adhieren al nuevo scoby o acaban cayendo al fondo del recipiente. Algunas personas confunden las levaduras con el moho, porque si se quedan en el fondo pueden tener un color azulado o negro.

En caso de que aparezca moho, debes desecharlo todo. No hay forma de salvarlo, ¡pero puedes volver a empezar! Si tienes dudas y te parece que tu kombucha tiene moho, puedes colgar fotos en el grupo de Facebook y te ayudaremos a identificar qué es.

Al fin y al cabo, el equilibrio es la clave. Necesitas que haya levadura, pero no demasiada. En caso de que haya mucha, puedes retirar el exceso.

4. El nivel de pH

Uno de los mecanismos de defensa más importantes de la kombucha es su bajo nivel de pH. Si está bien fermentada, suele estar en torno a 3,2 y 2,5.

La kombucha es tan ácida que los microorganismos dañinos no pueden colonizar el cultivo. De hecho, las bacterias y la levadura funcionan tan bien juntas que matan a otras bacterias que puedan ser perjudiciales.

Sin embargo, el nivel de pH sirve de indicador para saber que la kombucha está lista para beber. A menudo, alcanzará el pH adecuado durante los primeros 3 días de preparación.

En resumen, debes probar la kombucha para saber cuándo está lista. Recuerda, cuanto más larga sea la fermentación, tendrá menos azúcar y el sabor será más ácido. Si haces una segunda fermentación puedes darle sabor y endulzarla.

5. Cambio de color

Una botella de té iniciador de kombucha puede ser de un color bastante oscuro, aunque depende del tipo de té que se haya usado. Mi recomendación es que utilices té negro, aunque mucha gente también usa té verde o blanco.

A medida que el scoby avanza en el proceso de convertir el azúcar en ácidos saludables, los taninos del té también se transforman. Esto hace que el color de la kombucha se aclare gradualmente. Cambia de un color marrón oscuro a un poco más claro.

Por otro lado, ten en cuenta que si utilizas té verde o blanco en la preparación, el color será todavía más claro. En este caso, el cambio de color no se notará tanto.

Conclusiones

La elaboración de kombucha casera es un proceso fascinante. Te recomiendo que tengas una libreta a mano y vayas anotando tus observaciones. ¡Así aprenderás muy de prisa!

Por último, recuerda que la kombucha es un ser vivo. Es decir, no se comportará igual de un lote a otro, o de un mes a otro. Reconocer estos 5 signos te ayudará a ajustar el proceso para cada época del año. Sabrás si va bien o si surge algún problema.

¿Qué otros signos has podido observar? Puedes dejar un comentario explicando tu experiencia, ¡ seguro será muy útil para los demás!

Descubre mi mejor guía para hacer kombucha

¡Comparte en tus redes sociales!

No intentes hacer kombucha en casa sin haber leído este ebook

CONSIGUE GRATIS EL EBOOK PARA SABER CÓMO HA CAMBIADO MI ESTILO DE VIDA Y DESCUBRE:

– Puedes ahorrar mucho dinero

– Posibilidades infinitas de sabores

– Hábitos de vida saludable

– Todas las ventajas de hacer kombucha casera

5 comentarios en “5 Signos de un scoby saludable”

  1. Hola, hola!!!! 🙂
    Ya llevo un tiempo elaborando kombucha (mas o menos hace 5 meses), creo que el proceso va bien porque el producto obtenido es agradable al tomarlo, pero no veo crecer mi Scoby, o si, pero muuuuuy lento. Me puedes explicar por qué? o cómo acelero su crecimiento?.
    De ante mano mil gracias y que buen blog tienes, te felicito y además AGRADECERTE por compartir tu conocimiento con nosotros.
    Un fuerte abrazo, DIOS TE BENDIGA! 😀

    1. Lluis - Té de Kombucha

      Hola Catalina! Muchas gracias por tu comentario, me alegra que te guste el blog 🙂

      En cuanto a tu pregunta, ten en cuenta que no siempre va a crecer un nuevo bebé scoby durante el proceso de fermentación. Esto puede deberse a varios factores, como por ejemplo la temperatura. Si hace frío, es mucho más difícil que crezca un nuevo scoby. Sin embargo, si la kombucha que obtienes es buena, no debería de preocuparte. Puedes probar a hacer un Hotel para scobys, el cual será muy ácido y es más fácil que se genere un nuevo scoby.

      Espero haberte ayudado, un saludo! 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *